miércoles, 30 de noviembre de 2011

Quiero a alguien que me cuide, que sepa lo que quiero antes de saberlo yo misma, una persona que lo sepa todo de mi, que me proteja incluso de la propia oscuridad, que se recorra media isla solo por saber si estoy bien, que me sobrevalore, que consiga hacerme estar en las nubes a mi lado, que no me abrace mientras habla, sino que lo haga callado, disfrutando de mi cuerpo junto al suyo, de esos segundos en los que nadie os separa. Quiero a una persona que sepa cómo convertir las lágrimas en sonrisas, los días nublados en soleados, alguien que sabe que prefiero la noche al día, que me gustan los animales, que mi color preferido es el rosa,
que mi número de la suerte es ese que tantas veces nombro, o que esa mancha que tengo de nacimiento tiene una forma encantadora. 

No se trata de buscar, ni si quiera de encontrar o de que te encuentren, se trata de apartar el miedo al dolor, al poder conseguir a pesar de poder perder más por querer más, y después de eso lanzarte al aire, y comenzar a respirar, ya no tendrás que suspirar echando en falta lo que necesitas, aquello que sabes pero que no tienes, ahora todo consistirá en confiar en que siempre volarás si te lo propones, y que nunca tienes por qué caer. 
Quiero a alguien que se tire conmigo desde 80938209 metros sobre el cielo para imaginar que nunca caeremos, pero sobre todo; alguien que esté conmigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario